Una visión clara de la seguridad empieza desde lo alto

Para prevenir accidentes tan frecuentes como los que están relacionados con los ojos, es fundamental adoptar un enfoque predictivo para la planificación.

Traducido por Laragon. Autor: Corey Berghoefer.

A pesar de su pequeño tamaño, nuestros ojos son objetivos bastante grandes cuando se trata de lesiones en el lugar de trabajo. Cada día 2.000 trabajadores sufren lesiones oculares en los Estados Unidos, lo que resulta en unos 27.000 días de bajas laborales. Cuando se toman en cuenta las facturas médicas y los costes de compensación, además de todo este tiempo de inactividad, las lesiones oculares terminan costando a los empleados alrededor de 300 millones de euros al año.

Teniendo en cuenta estos números asombrosos, está claro que muchas organizaciones podrían beneficiarse de mejorar su enfoque de la seguridad ocular. ¡Y no hay mejor momento para empezar que el presente!

Sin embargo, para que cualquier tipo de cambio real se arraigue, se debe comenzar por lo alto. Aquí, describiremos la forma correcta de planificar la seguridad ocular y por qué depende de los empleadores implementarla. Tanto la salud como el bienestar de los empleados, y sus resultados, están en juego.

DESARROLLE UN PLAN PREDICTIVO PARA PROMOVER LA SEGURIDAD OCULAR

La buena noticia es que el 90% de todas las lesiones oculares se pueden prevenir, pero los líderes deben hacer de la seguridad ocular una prioridad para mantener a raya los incidentes. Demasiadas organizaciones toman un enfoque reactivo a la seguridad. Cuando ocurren accidentes, entran y los limpian rápidamente, atienden a los trabajadores lesionados y encuentran personal de reemplazo sin perder el ritmo. Pero no importa cuán refinada pueda ser esta respuesta reaccionaria, no evitará que tales incidentes vuelvan a ocurrir en el futuro.

¿LE GUSTARÍA RECIBIR MÁS NOTICIAS Y ANÁLISIS DE EHS?

Los líderes de los mejores programas de seguridad son muy conscientes de esta diferencia. Saben que para garantizar la seguridad de los empleados no se trata de aplicar vendajes a las heridas, se trata de identificar los factores que conducen a las heridas en primer lugar y eliminarlos del lugar de trabajo, con efecto inmediato.

Eso es lo que un plan de seguridad predictivo puede ayudar a tener en cuenta. Al mantenerse en contacto con los comportamientos y las prácticas de trabajo que crean un entorno de trabajo seguro, así como al examinar los datos del pasado para ayudar a predecir futuros accidentes, los responsables de seguridad pueden establecer controles en todos los lugares de trabajo para abordar los factores de riesgo. Para accidentes tan frecuentes como los oculares, es fundamental adoptar un enfoque predictivo para la planificación; simplemente reaccionar no es suficiente para reducir significativamente su tasa de incidentes.

QUÉ INCORPORAR EN SU PLAN PREDICTIVO

Fabricación y construcción son dos de los tres sectores que representan el 61% de todas las lesiones oculares en el lugar de trabajo, por lo que es imprescindible mantener prácticas de trabajo seguras por encima de otras prioridades. Un análisis efectivo de potenciales riesgos oculares considerará métodos de prevención, como los controles de ingeniería, que aumentan la confiabilidad en la protección al tiempo que reducen el riesgo y la gravedad. Esto se recomienda para nuevas posiciones o procesos, cuando se producen nuevos riesgos o cambios, o al menos dos veces al año (alineado con la planificación general de la seguridad). Las ubicaciones de mayor riesgo con mayores niveles de exposición al riesgo de lesiones relacionadas con los ojos podrían requerir revisiones más frecuentes.

Antes de comenzar a desarrollar un plan predictivo, debe familiarizarse con los factores de riesgo que son exclusivos de su entorno de trabajo para saber cómo proceder. En actividades de fabricación y construcción, las partículas en suspensión tienden a ser la causa más común de las lesiones oculares en el lugar de trabajo; por lo tanto, abordar esto en su plan ayudará en gran medida a reducir los incidentes oculares.

Los trabajadores cuyos trabajos implican martillar, taladrar, soldar o rectificar, están especialmente en riesgo, ya que estas actividades provocan chispas, polvo y otros fragmentos afilados al aire. Incluso acciones tan aparentemente inocuas como rociar y lijar pueden poner a los trabajadores en riesgo de lesiones oculares, así que plantéese aplicar la protección ocular adecuada en todo momento.

ELEGIR PROTECCIÓN OCULAR ADECUADA

No todos los equipos de protección son iguales. Mientras que las gafas de protección son suficiente cuando se trabaja con productos químicos peligrosos, las tareas como la soldadura requerirán un gorro con protección lateral y una protección facial para evitar las chispas. Existen normas a seguir respecto a la seguridad ocular, como lo que se consideran las gafas adecuadas y dónde colocar sus estaciones de lavado de ojos, consultar dichas normas puede ayudarle a desarrollar una estrategia de seguridad ocular integral. Un plan predictivo verdadero y completo debe tener en cuenta las necesidades individuales de su personal y de cada puesto de trabajo .

Hable con los empleados para informarse más sobre sus hábitos con respecto a la protección ocular. Si no llevan equipo de protección adecuado en todo momento debe conocer el por qué: ¿Es incómodo o hace que la tarea sea más difícil?

La investigación, en determinadas circunstancias, podría descubrir, por ejemplo, que ciertos trabajadores no utilizan sus gafas de seguridad porque suelen empañarse fácilmente. Para asegurarnos de evitar las condiciones de peligro; se puede recomendar aplicar una solución antivaho a las gafas de seguridad para remediar la situación.

Si garantiza el adecuado cumplimiento de las normas reglamentarias en todo momento y se da espacio para realizar ajustes en función de las necesidades de su personal, tendrá en sus manos un plan sólido que sea capaz de generar cambios efectivos.

MANTENER UN OJO EN LA SEGURIDAD OCULAR: DESDE EL LIDERAZGO EN ADELANTE

Además de ser lo correcto desde el punto de vista de la salud y la seguridad, descuidar la seguridad ocular también puede tener un gran impacto en sus resultados. Cuantos más incidentes oculares ocurran, más empleados temerán que su entorno de trabajo no sea lo suficientemente seguro como para garantizar su seguridad. No hace falta decir que esto genera un gran perjuicio para la moral y su primo cercano, el compromiso.

Se estima que las organizaciones con altos niveles de compromiso de los empleados son un 17% más productivas, más rentables y mucho menos propensas a la rotación. Pero lo que es más importante, estas empresas tienen un 70% menos de incidentes de seguridad que las empresas donde el compromiso fue bajo. Teniendo en cuenta lo costoso que es reemplazar a un empleado existente (hasta casi veintiún veces su salario anual según algunas estimaciones), descuidar sus operaciones de seguridad durante demasiado tiempo puede causar estragos en su capacidad para mantener la producción y lograr la máxima eficiencia.

Con tantas partes móviles involucradas en las operaciones del día a día y con riesgos aparentemente en todos los rincones del lugar de trabajo, hay mucho que explicar. Es por eso que una estrategia de seguridad centralizada que comienza desde arriba con liderazgo y se extiende a todos los empleados es la forma más efectiva de reforzar la seguridad de su equipo.

Cuando la Dirección establece y comunica una visión clara, es más probable que los miembros del equipo sigan su ejemplo. Si aún no lo ha hecho, comience a organizar reuniones de seguridad programadas con los empleados para asegurarse de que la atención y la precaución sean lo más importante para su equipo durante todo el año. Además, comunique su iniciativa de seguridad ocular a los mandos intermedios de todos los equipos y pídales que la difundan, y lo que es más importante, hagan cumplir el mensaje. Con la responsabilidad compartida entre los líderes del equipo, las mejores prácticas de seguridad ocular tienen una mayor probabilidad de ser adoptadas permanentemente.

TODAS LAS PRÁCTICAS DE EYE-WELLNESS A SEGUIR

Además de proteger sus ojos de los peligros manifiestos en el lugar de trabajo, asegúrese de comunicar a su equipo la importancia de prestar atención diaria a los ojos para reducir la tensión y mantener la vista aguda, tanto dentro como fuera del trabajo. Si bien es probable que la mayoría de las tareas de un trabajador no impliquen estar ocho horas seguidas mirando pantallas, los ordenadores y los teléfonos inteligentes son parte de la vida cotidiana de todos; por ello, es recomendable limitar el tiempo dedicado a ver pantallas siempre que sea posible. En los momentos en que se encuentre frente a una pantalla, evite sentarse en la oscuridad. El brillo excesivo del televisor o monitor es dañino para los ojos y puede causar tensión. Mantenga sus ojos frescos parpadeando con frecuencia y tomando descansos regulares para los ojos.

Para un enfoque más estructurado, pruebe la regla 20-20-20, que dicta mirar algo a 20 pies (7 metros) de distancia durante al menos 20 segundos después de cada 20 minutos de tiempo de pantalla ininterrumpida.

Con estas sugerencias en mente, junto con un completo programa de seguridad en el puesto de trabajo basado en una sólida planificación predictiva, estará en el buen camino para reducir las lesiones oculares en su puesto de trabajo.

Para los empleadores que se preocupan por la salud y seguridad de su personal, así como por los resultados de sus planes preventivos, la seguridad ocular es un objetivo que vale la pena tener en cuenta.

Sobre el autor de esta publicación: Corey Berghoefer es vicepresidente senior de gestión de riesgos y seguros de la firma de contratación de personal Randstad, en los Estados Unidos.

Laragon ofrece las mejores soluciones tecnológicas para pilotar estos procesos, trabajando con los líderes del mercado mundial en EHS y Gestión de Riesgos Operativos.

Si quiere conocer nuestras experiencias con clientes en este tema, póngase en contacto con nosotros llamándonos al: +34912547019 o por email: [email protected]